Lo mío con Honfleur fue amor a primera vista.
Siempre me han fascinado los puertos, su gente, sus olores, su ambiente. Una ciudad o un pueblo marinero es una continua sorpresa, un escenario cambiante sometido al reflejo marino. Son gloriosos los días de sol pero también son fantásticos esos momentos en que la borrasca cubre cada rincón y el puerto se repliega sobre sí mismo, sumiso, en una paciente espera hasta que el temporal amaina y poco a poco se recupera la actividad cotidiana.
Esta pequeña y acogedora comuna del departamento de Calvados, es una de las ciudades más visitadas de Francia, lo cual no ha de extrañar porque es verdaderamente encantadora.
Se encuentra en la parte sur del estuario del Sena, muy cerca del Puente de Normandía que une este precioso puerto con su hermano mayor, Le Havre.
Honfleur ha sabido mantener su tipismo, sus calles de adoquines, su devenir cotidiano, sus comercios y su vida de pueblo y mostrarlo a miles de turistas cada año sin perder autenticidad.

HONFLEUR 6

Conocida desde el año 1027 por una mención del entonces Duque de Normandía, Ricardo III, ha presenciado grandes momentos de la Historia. Este hecho se aprecia en su patrimonio histórico, en sus calles, en sus muelles y en su personalidad. Pasear por Honfleur estimula la imaginación que te transporta a épocas de vikingos, corsarios y piratas.

HONFLEUR 21

HONFLEUR 13

HONFLEUR 4

Fue codiciada por su estratégica posición, asediada, encumbrada y arruinada. A mediados del siglo XII ya era importante por el comercio normando con Inglaterra. Durante la Guerra de los 100 Años Francia la reforzó para impedir el acceso a los ingleses, que de todas formas la conquistaron a mediados del siglo XIV. Llegó incluso a formar parte de grandes descubrimientos, como la fundación de El Quebec,  momento a partir del cual se convirtió en un enclave muy importante en la comunicación con Canadá, las Antillas, Africa y las islas Azores y por consiguiente, se llenó de esclavos.

HONFLEUR 9

HONFLEUR 10

HONFLEUR 12

Honfleur fue uno de los cinco puertos más importantes de Francia para el comercio de esclavos y cuando paseas por alguna de sus callejuelas solitarias (cosa posible a pesar de los turistas) te vienen al oido sonidos de grilletes y cadenas…¡¡bendita imaginación!!

P1020378

Luego llegaron los “Enfants de la Patrie” y llegó Napoleón y entre todos la mataron pero ella sola se murió. Vino la decadencia,  después una recuperación gracias al comercio de la madera en el XIX y,  por último y afortunadamente,  el Impresionismo.

Eugène Boudin, Courbet, Monet, Jongkind formaron parte de la Escuela de Honfleur la cual contribuyó al surgimiento de este movimiento artístico que tanto placer nos produce a muchos. Boudin era nativo de esta ciudad. Si venís no os perdáis  la visita de su museo.

Tampoco os debéis perder la Iglesia de Santa Catalina cuya nave central se construyó después de la Guerra de los Cien Años (1337-1453) y es, para los amantes de los récords, la iglesia más grande de Francia construida en madera. La primera vez que entré en ella no había leido aún nada sobre este edificio pero me pareció un barco boca abajo.  Mas tarde descubrí que, efectivamente, se realizó a partir de elementos de construcción naval. El campanario atrae los rayos, por eso lo levantaron a distancia de la nave central, por seguridad en caso de incendio.

HONFLEUR 22

HONFLEUR 17

Los puestos que se ven en las fotos corresponden al mercado, que inunda de productos y visitantes las mañanas del sábado haciendo mas bullicioso, si cabe, su pequeño centro histórico.

Hay más cosas que ver, la iglesia de Saint Etienne que hoy día aloja el museo del Viejo Honfleur donde se recoge la historia de exploradores como Roberval o el Marqués de La Roche. La Lieutenance y la Puerta de Caen, vestigios de pasados más guerreros, los Graneros de Sal, edificios de piedra del siglo XVII, enormes, que permitían almacenar hasta 10.000 toneladas de sal y que hoy albergan exposiciones y conciertos. Junto a todo esto, el museo de la Marina y el dedicado al músico Erik Satie, natural de Honfleur, son otras posibilidades sin salir de la villa.

HONFLEUR 5

HONFLEUR 18

HONFLEUR 20

HONFLEUR 15

HONFLEUR 16

Honfleur me parece un buen lugar para depositar la mochila durante unos días y disfrutar de sus calles adoquinadas y repletas de detalles curiosos; de sus restaurantes de pescado sobre el muelle del Vieux-Bassin (el puerto) donde degustar unas ostras o cualquier otro marisco local; de sus talleres y comercios de arte; de sus mercados tradicionales; de sus paseos en barco por el estuario del río más parisino de Francia. Y si queremos ir más allá, es un punto de partida idóneo para iniciar la ruta de la sidra o el recorrido por la Costa de Alabastro o las Playas del Desembarco.

HONFLEUR 11

HONFLEUR 7

HONFLEUR 14

HONFLEUR 19

¿Os he convencido? Yo creo que a estas alturas del post habréis comprobado que no os mentía en el comienzo. Fue amor a primera vista, pero no fue un enamoramiento vano, tengo razones de peso para volver a Honfleur cada vez que puedo y una muy poderosa es visitarla con sol. Volveré a fotografiarla una y mil veces, ¿Me acompañáis?.

Anuncios